03 noviembre 2013

Tic, tac, tic, tac... (v.2)

A medida que los proyectos avanzan, tenemos cada vez más información para calcular los tiempos que vamos a necesitar en rodaje. Ese cálculo, como vimos el otro día, se debe empezar a hacer desde el momento en el que recibimos el guión literario, pero entonces sólo podremos pensar en algo más o menos aproximado.

Pues bien, todo cambia cuando recibimos el guión técnico (y las plantas de cámara, si ya hemos localizado), porque con eso ya sabemos cuántos planos tenemos por secuencia, y muy especialmente, cómo son esos planos. Y así, podemos empezar a realizar un plan de rodaje sólido, siempre con Producción a nuestro lado y las localizaciones en mente.

Lo primero que hago yo en éste álgido momento es tomarme unas cañas con el director. Bueno, o un té, depende, pero el caso es verse. Y si ya hay dire de foto, le invitamos a unirse, que nos vendrá muy bien para confirmar necesidades y posibles complicaciones. Lo ideal es quedar en casa de alguno de los tres o en una cafetería tranquila, para poder echarle unas horitas a hablar con calma y esparcir muchos papeles por la mesa.

Y una vez allí, empezamos a debatir el guión técnico. Plano a plano. Éste es el momento que os comentaba, para charlar con el director sobre qué planos son imprescindibles para él, y cuáles no tanto. Lo que hago yo aquí (y aconsejo), es subrayarme los planos importantes en rojo, auto-recordándome que tengo que darles prioridad al planificar, para asegurar que ninguno de ésos se quede fuera (si no diera tiempo a rodarlos todos, que suele pasar). Aunque ojo, las opiniones son cambiantes y los proyectos complicados, así que probablemente haya que reunirse varias veces y el guión se llene de tachones. Es normal, tranquilidad.

Ahora ya sabemos qué vamos a rodar. Pues vamos a por la segunda cuestión palpitante: ¿en qué orden lo rodamos? Si viviéramos en un mundo ideal, lo haríamos así:

1º.     EXT/DÍA
2º.     EXT/NOCHE
3º.     Interiores naturales (reales)
4º.     Estudio (plató)

¿Por qué? Porque siguiendo ese esquema es más fácil hacer cambios sobre la marcha. Si el primer día te llueve siempre puedes cambiar lo previsto a una secuencia interior (cover set se llama esto), pero si ya has rodado todos los interiores pierdes la jornada. Igualmente, si pones lo primero las jornadas nocturnas al equipo le va a costar mucho pillar el ritmo, y si las pones al final tienes cansancio acumulado, a sumar al problema de antes. Y como empieces a cuadrar las 12 horas de descanso entre jornadas ya te vuelves loco. Además, lo ideal es dejar lo que se ruede en estudio para el final, porque al ser un espacio explícitamente creado para rodar, es donde menos imprevistos surgen.

Pero como no vivimos en un mundo ideal, hay muchísimo más a tener en cuenta, aunque ese orden se intente respetar lo más posible. Así, lo habitual y más lógico es rodar por escenarios. Si tenemos seis secuencias en CASA DE IRENE Y ANA, rodaremos esas seis seguidas aunque dos sean del principio de la historia y cuatro del final. Y dentro de ese escenario, además rodaremos por campos de luz (esto ya lo explicaré). Y si justo antes de eso tenemos que rodar en un parque, vamos a rodar en un parque que esté cerca de la casa, no en la otra punta de la ciudad. Siempre hay que intentar mover al equipo lo menos posible, y si se les mueve que no sea en medio de la jornada, sino que se les cite directamente allí para empezar el día. La idea es no perder horas útiles en estarse desplazando (¡optimiza los recursos!). Así Producción te quiere más y todos somos más felices.

Luego hay otras cosas más específicas y un poco más obvias que iremos viendo de cara a la Orden, como que se tarda más en hacer un plano en movimiento que un plano fijo. Y más en un travelling que un seguimiento en mano. Y más en un travelling con grúa, y más en un plano aéreo. Hay que usar el sentido común, vaya.

Y medida que se vaya confeccionando el equipo, también nos podremos guiar por cosas como la profesionalidad que tengan. En los actores variará lo que tardan en darte una emoción, el tiempo a invertir en dirigirles, la cantidad de tomas que harán falta, etc. Y con la profesionalidad del equipo técnico más de lo mismo, pero cada uno en su ámbito.

En cualquier caso, tenemos que tener en cuenta que en un rodaje SIEMPRE surgen imprevistos. Todo es tremendamente frágil, y es facilísimo que en cualquier momento surja una aparente tontería que te haga pasar de ir genial a llevar una hora de retraso, así de risas. Por eso una parte muy importante de nuestro trabajo consiste en prevenir los problemas, para solucionarlos antes de que surjan.

La idea fundamental de este momento vital es pasar de algo así:


A algo así:


No os preocupéis si os acabáis de perder muchísimo, habrá post específico del Plan de Rodaje como documento en sí.

El cuánto invirtamos específicamente en cada plano lo veremos estando más cerca del rodaje, y nos pondremos con la Orden de Rodaje. Ahí veremos muchos ejemplos y plantillas, que es mi documento favorito. ¡Hasta entonces!

PD.- ¡Ya hay página en Facebook! Si te gusta el blog, no te olvides de darle a 'Me gusta' para estar al día de todo. Y si compartes con tus amigos ya... ¡te hago la ola!

No hay comentarios:

Publicar un comentario